Select a language

20 de enero de 2012

¡¡ A LA HOGUERA CON ELLOS !!

Como lo de cerrar la principal página de descargas de Internet, encarcelando de paso a sus responsables, me parece poca cosa, quiero ofrecer unas cuantas ideas a los pontífices de la industria audiovisual y editorial, a sus sayones del FBI e incluso a la SGAE para darle más colorido a la persecución contra la libertad de expresión y cultura accesible para todos. Todos estos proyectos los he sacado de la Historia e indico el dueño de derechos de autor, por si acaso.

1.- Quemar en plaza pública a creadores, técnicos y responsables de páginas de descargas e intercambios. Derechos de Autor: Torquemada

2.- Hacer una gran hoguera en algún sitio emblemático , Nüremberg por ejemplo, con todos los libros electrónicos y aparatos que sirvan para leer. Derechos de Autor: Adolf Hitler.

3.-  Ahorcar a todos los hackers en algún pueblecillo bajo acusación de brujería. Derechos de Autor: los habitantes de Salem.

4.- Arrojar a los leones a todos los internautas que se les ocurra intercambiar libros, películas u otros elementos culturales. Derechos de Autor: Nerón

5.- Condenar a remar en galeras (construídas ad hoc) a todo profesor o  alumno de Arte que se hayan bajado de Internet alguna fotografía de pintura, escultura o arquitectura para su estudio o disfrute personal. Inclúyanse a los amantes del arte en general. Derechos de Autor: Felipe II.

6.- Encerrar en campos de trabajos forzados de por vida a todo autor, artista o creador en general que se le ocurra la siniestra idea de ofrecer gratuitamente su obra en alguna página de intercambios o de descargas. Derechos de Autor: Goebels.

Creo que de momento esto da suficiente tarea a los perros lanzados por el capitalismo cultural contra la libertad de las gentes. Pero seguiré pensando, que seguro que algo se me ha escapado. Se admiten ideas.





5 comentarios:

José Luis dijo...

Por aportar ideas que no quede:
A quien teclee el ordenador para bajarse un texto, imagen, canción o video, cortar la mano derecha. Derechos de autor: Asurbanipal.
A quien vea en el monitor una imagen o video bajados de Internet, sacar el ojo derecho. Derechos de autor: Antiguo Testamento, Libro de los Jueces.
A quien escuche música compartida de otro internauta, rellenar el oído derecho con plomo fundido. Derechos de autor: Hattusas, reino hitita.
A quien comparta sus imágenes, vídeos, canciones o libros digitales, lapidación pública con Ipod, Ipad y Iphone. Derechos de autor: Admanideyad, el baranda iraní.
A quien tenga en casa un disco duro de 1 Tera llenito de canciones o pelis, comulgar con rueda de molino (o con el disco duro mismamente). Derechos de autor: Nuevo Testamento, Epístola de San Pablo.
(Lo dicho del órgano derecho se entiende izquierdo para los zurdos.)
A todos ellos se les ofrecerá la opción caballeresca: hacerse el harakiri con un pen-drive. Derechos de autor: el Samurai vengador.

José Luis dijo...

Por cierto, en esta página, los chicos de anonymous nos regalan algunas cosillas:
http://pastehtml.com/view/bllpf04jv.html#y

Carlos dijo...

Con permiso de alt1040.com, le fusilaré una página, pero creo que es muy pertinente y clarificadora en este hilo.
Se trata de una carta abierta por Peter Sunde, uno de los fundadores de la famosa página de enlaces torrente, The Pirate Bay.
Enfrentado a la justicia de su país junto al resto de sus compañeros en la famosa página, Sunde se enfrenta a una condena de ocho meses de cárcel. Un proceso “legal” que comenzó años atrás, con un primer juicio en el 2006 donde se declaró a The Pirate Bay no culpable de infracción de derechos de autor. A partir de ahí, la maquinaria de Hollywood entró en escena: extorsión, compra de jueces, de policías, lobbys en el juicio y un sin fin de irregularidades con el que muy posiblemente sus fundadores acabarán en la cárcel.

Lo que cuenta Sunde podría haber ocurrido en cada uno de los países donde hoy surgen regulaciones que enturbian, entorpecen y destruyen el avance y la innovación en el mapa digital. Como mostrara meses atrás WikiLeaks a través de sus embajadas en el mundo, el poder de la industria del entretenimiento en Estados Unidos muestra una corrupción inaudita, “negociando” por y para el interés de su industria a través de la extorsión velada del comercio entre países y tirando por tierra muchos de los derechos fundamentales.

La carta la publicó en Wired.com y dice lo siguiente:

... perdón, inicio otro post, por la limitación de 4096 caracteres...

Carlos dijo...

... continúo...

Es la evolución, estúpido

Cuando tenía 9 años tuve mi primer ordenador, un Amiga 500. Fue el mejor equipo jamás construido, con excelentes gráficos, sonido increíble y siete veces más rápido que el Commodore 64. Uno de mis amigos me dijo que el Amiga era inútil ya que era necesario para arrancar el uso de un disquete. En el C64 se podía programar sin ni siquiera un cassette.

Por supuesto, el C64 murió, mientras que el Amiga floreció. El Amiga murió más tarde, cuando la tecnología mejoró. Todos sabemos cómo funciona la evolución… a excepción de una industria que se resiste a evolucionar: la industria del entretenimiento.

En lugar de ver la evolución como algo inevitable, la industria ha hecho de su negocio el rechazo al cambio, bajo cualquier medio necesario.

En el caso de The Pirate Bay ha sido particularmente evidente. Mis compañeros co-fundadores — Fredrik Neij y Gottfrid Svartholm — y yo fuimos declarados culpables en 2009 de violación del copyright. La semana pasada la Corte Suprema de Justicia de Suecia se negó a escuchar nuestra defensa. Cada uno de nosotros se enfrenta a entre cuatro meses y un año de prisión. Mi condena fue de ocho meses.

Por supuesto que hubiera preferido ganar en la Corte Suprema como una reivindicación personal y para tirar por tierra mi sentencia. Pero más allá de eso, la Corte ha desperdiciado una oportunidad de oro para definir la forma de interpretar las directivas de la Unión Europea en el futuro sobre la información digital. Esa decisión, de no decidir, ha llevado a muchos expertos legales en Suecia a cuestionar los motivos de la denegación de la apelación. Sin embargo, las decisiones cuestionables comenzaron mucho antes.

... vuelvo a cortar e iniciar otro post. ¡Jodida limitación de caracteres !...

Carlos dijo...

... intento continuar...


El fiscal sueco envió un memorando en el año 2006 diciendo que TPB (The Pirate Bay) no era culpable de “crímenes” principales (también mencionó que las personas que dirigen TPB eran muy inteligentes). Pero Hollywood no estaba contento con esto y obligó al ministro de Justicia de Suecia a visitar la Casa Blanca y hablar sobre ello. Los Estados Unidos le dijeron a Suecia que si no se quitaban de en medio el sitio, no se les permitiría comerciar con los Estados Unidos.

El ministro (ilegalmente), dijo al fiscal lo que había sucedido, lo que le obligó investigar a TPB sólo unas pocas semanas después de enviar esa nota donde confirmaba que TPB era legal.

Evidentemente, Warner Brothers consideró que la investigación estaba tomando demasiado tiempo. El estudio estableció contacto con el agente de policía a cargo de la investigación y antes de que incluso hubiéramos sido interrogados por él, fue entrevistado para un trabajo con Warner Brothers.

Cuando nos enteramos de que había sido contratado (llegó a cambiar su status profesional de “policía” a “para Warner Bros” en Facebook) supimos que se trataba de una prueba de que ni la policía sueca podía con las grandes empresas de Estados Unidos… que los contratan.

Me ascendieron de “testigo” a “sospechoso” una semana después.

Durante el juicio, resultó que el juez era el presidente de la Agencia Sueca en favor de los derechos de autor, otro de los jueces tenía una compañía de discos, y otro, antes era el presidente de la organización del lobby de los compositores… Y podría seguir.

El problema aquí es que estamos permitiendo que esta industria moribunda dicte los términos de nuestra democracia. Nosotros permitimos que dicten nuevas leyes (ACTA, SOPA, PIPA, IPRED, IPRED2, TPP, TRIPS… por nombrar unas pocas de las más recientes, que olvidan completamente la evolución…

Hoy, invito a todos a que se aseguren que la industria del entretenimiento ya no genere ganancias a través de ustedes. Deja de ver sus películas. Deja de escuchar su música. Asegúrate de encontrar alternativas para la cultura. Remixea, reusa, usa, abusa. Asegúrate que nadie controle tu mente. Crea nuevos sistemas y tecnologías para darle la vuelta a la corrupción. Empieza una nueva religión. Inicia tu propia nación, o compra una. Compra un autobús. Hazlo pedazos.

Internet está siendo controlado por una industria corrupta. Tenemos que detenerlo.